Cómo proteger a tu perro de un golpe de calor ⚠️

El golpe de calor o hipertermia se produce cuando a nuestro perro le sube la temperatura corporal de manera brusca y repentina, llegando incluso a superar los 42 grados y el organismo se ve incapaz de regularla, provocándole una disfunción orgánica grave y, en el peor de los casos, la muerte de nuestra mascota, si no se han tomado medidas previas o se ha acudido rápidamente al veterinario de urgencias.

Aunque todos los perros pueden verse afectados en un momento dado por el calor excesivo, lo cierto es que existen algunas razas más sensibles que otras o con características especiales que aguantan peor las altas temperaturas. Estos son algunos de los casos más destacados:

  • Perros ancianos y jóvenes...
  • Canes con obesidad.
  • Razas braquicéfalas o de cara chata. Nos referimos a los Bulldog inglés y Bulldog francés, Carlino, Boxer, Pequinés, que debido a su anatomía facial tienen más dificultades respiratorias y más problemas a la hora de enfriar su temperatura corporal.
  • Perros de pelo oscuro y corto. El pelaje de colores oscuros, al atraery absorber más intensamente el calor, tienen más riesgo de sufrir hipertermias que los de pelo largo y claro.
  • Si sufren de algún tipo de cardiopatía grave. 

¿Cuáles son los síntomas de una hipertermia?

Te ayudamos a reconocer las señales más comunes que puedes observar:

  • Mareos
  • Jadeos y respiración acelerada.
  • Salivación excesiva.
  • Debilidad y apatía.
  • Pérdida de apetito.
  • Falta de equilibrio y coordinación.
  • Vómitos y diarrea.
  • Convulsiones e incluso pérdida de conciencia.

Consejos básicos para prevenir la hipertermia y primeros auxilios

  • Provisiónale de agua fresca y limpia en todo momento.
  • Llévalo a un lugar de la casa bien ventilado y a la sombra.
  • No le saques a pasear durante las horas en que el sol más aprieta
  • Nunca dejes a tu perro dentro de un coche o encerrado en espacios reducidos.
  • Que no corra ni haga actividades físicas fuertes en horas de máxima solana.
  • Dale de comer a la fresca o en los momentos menos calurosos del día.

Y si tiene un golpe de calor ¿qué hago?

  • Enfriar al perro hasta que su temperatura baje a los 39ºC. Lo mejor en estos casos es refrescarle patas, ingles y axilas o humedecer toallas y colocarlas encima del perro. También es importante humedecerle la boca sin forzarle a beber.
  • Enciende el ventilador, el aire acondicionado o abanícale.
  • Masajea la parte inferior de sus extremidades para favorecer su circulación.
  • Evita los bozales. 
  • Llévalo de inmediato a un servicio de urgencias veterinarias.